Prematuro: la hipoxia no mata las células cerebrales

La hipoxia tiene efectos a largo plazo en el hipocampo, que pueden conducir a problemas de memoria y aprendizaje.

¿Cuáles son las consecuencias de la falta de oxígeno en el cuerpo? Durante mucho tiempo, los investigadores pensaron que mataba las células cerebrales de los bebés prematuros. Un nuevo estudio, publicado en Journal of Neuroscience, muestra que en realidad, el hipocampo es el órgano más afectado.

Hipoxia, un riesgo para los bebés prematuros.

Habría 15 millones de nacimientos prematuros cada año en el planeta. La prematuridad puede tener diferentes consecuencias para la salud, pero algunas son más peligrosas que otras: el área del cerebro dedicada a la respiración puede ser disfuncional y el bebé no tiene el reflejo natural para respirar. La hipoxia es precisamente la falta de oxígeno y puede afectar tanto a los bebés prematuros como a las personas con enfermedad broncopulmonar crónica.

Cientos de fases semanales de hipoxia.

Según los resultados de la investigación, un bebé prematuro puede experimentar 600 períodos de hipoxia a la semana, que duran más o menos. En este estudio, analizaron las consecuencias que tienen en su encéfalo a través del cerebro prematuro de las ovejas. Los científicos compararon las consecuencias de la hipoxia y la isquemia, una circulación sanguínea insuficiente, en el desarrollo del hipocampo. Este último es anormal en caso de hipoxia, pero las células cerebrales no mueren en contra de las creencias anteriores. Cuanto mayor es la hipoxia, mayores son los trastornos del desarrollo del hipocampo. El crecimiento anormal de las células del hipocampo tiene un impacto en el funcionamiento de la memoria y el aprendizaje.

Los investigadores continúan sus investigaciones y esperan desarrollar nuevas técnicas de cuidado de la piel para minimizar las consecuencias de la hipoxia en el cerebro de los bebés prematuros.