Muerte súbita del lactante: un análisis de sangre pronto podrá detectar bebés en riesgo

Según un nuevo estudio realizado por médicos del Hospital de la Universidad de Estrasburgo, la hiperactividad vagal y las molestias repetidas podrían ser las señales de advertencia de muerte súbita infantil. Este descubrimiento allana el camino para una futura prueba de detección.

Una fuente de ansiedad para todos los padres jóvenes, el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la muerte inesperada de un bebé aparentemente sano mientras duerme. Como la principal causa de mortalidad infantil post-neonatal en países de altos ingresos, en promedio afecta a menos de 500 recién nacidos en Francia cada año.

Si bien muchos factores de riesgo, como la posición de la barriga, los pañales o fumar, ahora son más conocidos por los padres y los profesionales de la primera infancia, algunos aún se desconocen.

Un nuevo estudio realizado por médicos del Hospital Universitario de Estrasburgo y publicado a mediados de julio por el Biblioteca pública de ciencias (PLOS) muestra que los bebés con hiperactividad vagal y molestias repetidas tienen un mayor riesgo de muerte súbita infantil. Según ellos, este descubrimiento podría allanar el camino para la detección de una parte "significativa" de los bebés en riesgo.

Dirigirse a niños con molestias repetitivas

"Este es el primer estudio que proporciona evidencia biológica, tanto en adultos como en niños que tienen molestias repetidas, de que hay cierta hiperactividad vagal y que podemos ofrecerles tratamientos", explica el Dr. Charlie De Melo, reanimador pediátrico y coautor del estudio, entrevistado por AFP.

Después de los ensayos iniciales en conejos, los investigadores tomaron muestras de adultos y niños propensos a la incomodidad vagal. Luego compararon estos resultados con los de sujetos sanos.

Descubrieron que los sujetos con síncopa frecuente tenían una sobreexposición a los receptores muscarínicos, una enzima que se cree que regula estos receptores. "Hay receptores localizados a nivel cardíaco y, a veces, el mecanismo que contrarresta el sistema de estrés (la aceleración de la frecuencia cardíaca, el aumento de la tensión) es excesivo, el corazón se ralentiza demasiado y el cerebro está menos perfundido ", detalla el Dr. De Melo.

Si en un adulto, esta pérdida de conciencia no es grave, "en algunos recién nacidos que tienen sobreexpresión muscarínica patológica, esto puede llegar al paro cardíaco completo".

Cribado mediante un análisis de sangre simple

Para los médicos, estos resultados son muy alentadores, ya que allanan el camino para la detección temprana de bebés con riesgo de muerte súbita. "Hasta ahora, estábamos un poco perdidos frente a estas molestias porque solo teníamos signos clínicos, pero allí, al hacer un análisis de sangre, podemos medir la importancia de la sobreexpresión y cómo actúa la enzima", explica el Dr. Angelo Livolsi, cardiopediatra y coautor del trabajo.

A largo plazo, los investigadores desearían desarrollar un análisis de sangre para bebés de 3 días, "a gran escala, al mismo tiempo que las otras pruebas de detección neonatales".

"La idea sería detectar a estos pacientes antes de que tengan graves molestias y tratarlos durante su primer año de vida, es decir, el período de máximo riesgo", dice el Dr. De Melo. Ya se prescribió un tratamiento en el Hospital Universitario de Estrasburgo: un anti-muscarínico sintético capaz de regular la actividad del receptor.

Todavía se planea realizar más investigaciones para establecer valores de referencia para los recién nacidos y los recién nacidos prematuros.