¿Cómo salir de los celos poco saludables?

Cuando los celos se vuelven insalubres, puede traer el infierno a la pareja.

Para algunos, los celos llegan a darle vida a una relación, siempre que se use en pequeñas dosis. Por otro lado, cuando se vuelve excesivo, a veces se dice "enfermizo", puede destruir a la pareja y hacer sufrir a los dos socios. Sin embargo, existen soluciones para apaciguar la relación y aprender a confiar.

¿De dónde vienen los celos poco saludables?

Si los celos razonados son una forma de probar el amor y el apego, los celos excesivos pueden volverse insoportables para la persona celosa y la víctima.

Los celos no saludables provienen de la falta de confianza en uno mismo y en la pareja. La persona celosa pasa su tiempo sospechando y espiando a su cónyuge debido a la duda y la desconfianza que vive permanentemente.

En algunos casos, los celos enfermizos también son un signo de dependencia emocional y posesión anormal de la pareja.

Cuando los celos se vuelven insalubres, puede traer el infierno a la pareja.

Dado que la falta de confianza es el núcleo del problema de los celos poco saludables, algunos ejercicios ayudan a evitar mantener este círculo destructivo que envenena la vida diaria:

  • Practicar una actividad personal en la que uno se siente valorado. Puede ser una actividad o expresión creativa como la pintura, la escritura o el teatro, por ejemplo;
  • Aceptar cumplidos y aliento como legítimos;
  • Haga una lista diaria de acciones positivas que hayan tenido éxito;
  • Acepte que el otro puede tener actividades para él de vez en cuando;
  • Fomentar el diálogo para expresar la inseguridad para culpar al otro.

En algunos casos, la terapia puede ser muy útil porque permite descubrir el origen de los celos y ayudar a la persona y a la pareja a manejarlo mejor.

Los celos poco saludables no se pueden curar de la noche a la mañana, sino que requieren trabajar en uno mismo aprendiendo a confiar los unos en los otros para vivir la relación de manera más serena.

Para saber más: Saverio Tomasella, "Impossible Loves", Ediciones Eyrolles.