1 de cada 10 mujeres son víctimas de violencia durante el embarazo

Un hospital en Val-de-Marne tenía 900 mujeres embarazadas con un cuestionario sobre la posible violencia en sus hogares. Los resultados arrojan luz sobre una cifra aterradora: se informa que 1 de cada 10 mujeres es víctima de violencia durante el embarazo.

¿Su pareja alguna vez lo ha humillado, insultado, humillado, tratado de controlar lo que está haciendo? ¿Alguna vez ha tenido miedo de lo que su pareja hizo o dijo? él ya amenazó físicamente o alguna vez ha sido violento, o ¿alguna vez ha impuesto relaciones sexuales que usted no quería? "

Aquí están las cinco preguntas que fueron respondidas por casi 900 mujeres embarazadas y destacaron una cifra aterradora: 1 de cada 10 sería víctima de violencia.

Creado en el marco de un protocolo dirigido por Bernard Marc, jefe de la unidad médico-judicial (UMJ), y Estelle Wafo, su contraparte del departamento de ginecología, este breve cuestionario fue entregado a 870 mujeres embarazadas durante una consulta en el Gran Hospital de la región oriental de París (Ghef), en Jossigny (Val-de-Marne) entre abril de 2017 y septiembre de 2018, nos enseña El parisino.

De estos, 103 respondieron afirmativamente a una de las cinco preguntas formuladas, 17 respondieron "sí" en al menos cuatro ocasiones.

El embarazo, un factor de riesgo para el inicio de la violencia doméstica.

Para Bernard Marc, este protocolo responde a una necesidad urgente: la de proteger a las mujeres embarazadas de la violencia conyugal y doméstica. "Partimos de la observación de que la violencia ha aumentado constantemente durante los últimos quince años, casi cada segunda víctima es una mujer, y la Organización Mundial de la Salud también ha establecido que la violencia es la principal causa de muerte y morbilidad". es un verdadero problema de salud pública ", recuerda parisino.

Este protocolo para mujeres embarazadas y sus futuros hijos es aún más necesario ya que el embarazo a menudo se considera un factor de riesgo para el inicio de la violencia doméstica. Según Richard Matis, ginecólogo y coordinador en Pas-de-Calais de un centro contra esta violencia entrevistado por AFP en 2014, este riesgo adicional puede explicarse por la mayor vulnerabilidad de las mujeres durante este período. La perspectiva de la llegada de un tercero a la pareja y los trastornos que se producirán también pueden motivar a un hombre a volverse violento, al igual que el hecho de que su compañero llame más la atención sobre su persona y su estado de salud durante el embarazo.

Y esta violencia no está exenta de consecuencias. Según Emmanuelle Piet, médico de salud maternoinfantil y presidente del Collectif féministe contre le rape (CFCV), las mujeres embarazadas víctimas de violencia tienen tres veces más probabilidades de dar a luz prematuramente que el promedio. Citando un estudio realizado en 2012, explica que "una gran proporción de ellos (7%) dio a luz en casa, no por elección sino por coerción, un tercio de ellos fueron golpeados en el estómago y El 82% ha experimentado violencia sexual ".

Un dispositivo pronto se extendió a otros hospitales.

De ahí la importancia de la detección temprana de estos embarazos que se consideran en riesgo, especialmente al capacitar al personal.

En Jossigny, "capacitamos al personal sobre la violencia durante el embarazo, que puede generar riesgos para la mujer y el niño con abortos espontáneos y partos prematuros". Era necesario poder dar respuestas a los psicólogos, la UMJ, patólogos forenses o asociaciones de apoyo a víctimas ", explica Bernard Marc.

En caso de una respuesta positiva a una o más preguntas, un psicólogo contactó a las mujeres. De las posibles víctimas de abuso, uno de cada tres ha tomado medidas y once han tomado medidas legales. Se han presentado cinco quejas.

Desde entonces, el cuestionario se ha integrado en la consulta estándar de embarazo para detectar mejor a las mujeres embarazadas que son víctimas de violencia y así ayudarlas. Pronto se extenderá a las emergencias de Ghef para todas las mujeres que asistan. "Estamos a favor de capacitar al personal y disminuir la acción en otros hospitales", dice Bernard Marc.