Trauma y enfermedades: ¿puede el arte curar?

El arte puede ser no solo un medio de expresión, sino también una terapia para algunos.

No es necesario tener conocimientos de pintura o escultura para acceder a la terapia artística. Esta psicoterapia por derecho propio es para todos aquellos que sufren un problema psicológico o psiquiátrico.

¿Qué es la terapia del arte?

Esta forma de psicoterapia ayuda a estimular la creatividad y superar las dificultades personales a través de cualquier forma de apoyo: dibujo, pintura, escultura, cerámica, música, teatro, danza, maquillaje o costura. .

Cualquiera sea el campo elegido, lo esencial es estar acompañado por un terapeuta de arte competente. A través de la creación, ayuda a expresar las emociones más íntimas y a dar un paso atrás de su sufrimiento. El objetivo es acceder al inconsciente a través de su propia creación artística.

¿A quién va dirigida la terapia de arte?

Todos pueden acceder a la terapia de arte, incluso sin habilidad o conocimiento en el campo artístico. Puede tener problemas psicológicos relacionados con una sensación de malestar o falta de confianza en sí mismo; tocado por preguntas existenciales; experimentar trastornos del estado de ánimo como depresión o trastorno bipolar trastornos de ansiedad, incluidas fobias o TOC; psicosis como la esquizofrenia, por ejemplo; sufre de adicciones, trastornos alimenticios o trastornos de la personalidad.

La terapia de arte es una fuente de bienestar que a menudo se ofrece además del manejo psicológico, psiquiátrico o de medicamentos.

¿Cómo va una sesión de terapia de arte?

Después de haber recibido a la persona en un entorno tranquilizador, el terapeuta de arte define con ella sus expectativas y necesidades antes de explicar los apoyos disponibles. También define la frecuencia y el ritmo del seguimiento.

Luego, el terapeuta guía la creatividad y las emociones sin juzgar y siempre con amabilidad. Se puede proponer un tiempo de intercambio al final de la sesión para concluir y anticipar la próxima vez.