Depresión: inyecciones de ketamina para ahuyentar ideas de suicidio

¿Una nueva solución para prevenir el suicidio? Los investigadores han demostrado la efectividad de las inyecciones de ketamina para calmar los pensamientos suicidas. Sus efectos se sienten desde las 24 horas.

Los pensamientos negros son consecuencia de la depresión y pueden ser muy serios y llevar a un intento de suicidio. Para tratar los estados depresivos, se utilizan tratamientos pesados.
Los investigadores ya han estudiado los efectos de la ketamina en la reducción de los pensamientos suicidas. Es eficaz para pacientes con trastornos depresivos leves.
Se publicó un estudio en el American Journal of Psychiatry, que demuestra la efectividad de esta molécula en el tratamiento de pacientes con trastornos depresivos pesados ​​y pensamientos suicidas.

Efectos positivos a partir de las 24 horas.

Los investigadores estudiaron la efectividad de la ketamina por inyección intravenosa. Ochenta pacientes deprimidos participaron en el estudio, que se realizó en condiciones estrictas. Tenían una forma severa de depresión. El 54% de ellos tomaban antidepresivos. Por sorteo al azar, se dividieron en dos grupos, uno tomando ketamina y el otro tomando midazolam, un sedante potente.
Después de un día de tratamiento, la reducción en el estado depresivo fue 5 puntos mayor para el grupo que tomó ketamina en comparación con los demás.

Efectos que persisten

Esta eficacia mejorada de la ketamina en la ideación suicida seguía siendo válida después de seis semanas de prueba. Resultados prometedores para pacientes que no toleran los antidepresivos. Sin embargo, la ketamina tiene riesgos de adicción, por lo que la investigación para el uso a gran escala de esta molécula llevará tiempo.

En los Estados Unidos, es un tratamiento que ya se ofrece en algunos centros de salud y, a veces, incluso reembolsado en parte por las compañías de seguros.